Un sacerdote estaba tan nervioso

Un sacerdote estaba tan nervioso en su primer sermón que casi no consiguió hablar. Antes de su segundo sermón, el domingo siguiente, le preguntó al arzobispo como podía hacer para relajarse, éste le sugirió lo siguiente: La próxima vez, coloque unas gotitas de VODKA en el agua bendita y va a ver que, después de […]
Continúa leyendo…